Ritmo musical para principiantes

En esta lección estudiarás a fondo el Ritmo musical: qué es y cuáles son los elementos que constituyen la estructura rítmica de una canción (pulso, tempo, acento y compás), a través de distintas imágenes y ejemplos animados.

El ritmo musical

Ritmo musical:
introducción a la lectura rítmica

Sinceramente, pocas cosas son tan importantes en la música como el Ritmo musical.

Sí, es verdad que en lecciones anteriores del Curso de Bajo para autodidactas ya hemos estudiado los elementos que forman la música, y el Ritmo es uno de los tres fundamentales.

Pero también es verdad que es el único autosuficiente. El único que puede existir solo con identidad propia, y el encargado de ordenar y coordinar a todos los demás.

Por lo que… sí, el ritmo musical es quien permite que una composición tenga identidad propia, independientemente de cómo se configuren la melodía y la armonía.

De hecho, no importan si dos canciones comparten la misma estructura armónica, o si tienen una melodía con una sucesión de notas idéntica.

Si la base rítmica difiere, si existe lo que conocemos como variación rítmica, ambas parecerán dos canciones totalmente diferentes, con un carácter e identidad propia.

Ahora bien, aunque el ritmo es también el elemento musical más antiguo de nuestra civilización, y el que está presente en todas las formas de vida y arte que conocemos, ¿sabemos qué es exactamente?

Es decir, ¿sabrías dar una definición exacta de Ritmo musical? ¿podrías decir cuáles son los elementos que forma su estructura? ¿cómo se escribe?

Pues no hace falta que sea ahora mismo, para eso estamos aquí. Pero al finalizar esta lección tu respuesta como músico debe ser un «Sí» rotundo.

Y no solo porque ningún músico puede desarrollar sus funciones sin ritmo. Sino porque, como Bajista, ya sabes que una de las funciones del Bajo es formar la base rítmica junto con la percusión.

Así que venga, ¿le damos ritmo al Curso?

Qué es el ritmo musical

El Ritmo musical es el componente físico de la música, fruto de la repetición de un movimiento cíclico y ordenado.

Una fuerza organizativa que crea un patrón cronológico en el que se suceden los acontecimientos de cualquier disciplina (sonidos, imágenes, pasos, palabras, latidos, etc.), y que divide de forma cualitativa el tiempo.

Dicho de otro modo:

El Ritmo musical es el patrón o repetición de tiempos que coordina la sucesión de sonidos (y silencios) musicales. Un movimiento constante, medido y controlado, que organiza todos los elementos de una obra musical en un marco temporal determinado.

Pero definiciones hay muchas, y puede que un tanto ambiguas.

Y eso hace necesario que, para comprender mejor este concepto musical, necesitemos estudiar en profundidad los elementos que forman su estructura.

Solo de ese modo entenderemos bien el Ritmo, y podremos abordar el valor rítmico de los sonidos (las notas musicales) a través de las figuras, los silencios, y otros signos musicales, para aprender a leer Bajo eléctrico.

Algo que será fundamental cuando estudiemos la lectura rítmica para Bajo.

Elementos del ritmo musical

Algunas personas y expertos musicales dicen que la estructura del ritmo se compone de 3 elementos, y otras que de 4.

Pero sinceramente, en lo personal, prefiero explicártelo diciendo que los elementos que forman la estructura del ritmo musical son 1+3:

Ahora bien, recuerda que yo no soy ni músico profesional, ni profesor de música, ni nada de eso. Solo un Bajista autodidacta que intenta explicarte las cosas fáciles, tal y como yo conseguí entenderlas.

Y creo que la forma más sencilla de comprender el Ritmo es a partir de su elemento principal: el Pulso.

¿Por qué digo que es el principal? porque el Pulso es la esencia, la unidad rítmica básica sobre la que se sustentan el resto de elementos.

De hecho, no es que sin pulso no existiría la música. Es que, sin pulso no existiría ni tan siquiera la vida, ya que es el movimiento básico que mueve todo lo que nos rodea.

Pero bueno, no nos vamos a poner filosóficos en este momento.

El caso es que, en música, sin pulso no haríamos nada de nada. Porque incluso el silencio está marcado por el pulso. Es decir, tiene ritmo.

Aunque siendo concisos, también debemos decir que el pulso carece de personalidad. Es frío e inerte. Una mera sucesión infinita, monótona y exacta de «golpes».

Y por eso, cuando hablamos de ritmo musical, también debemos hablar de su velocidad (tempo), de los pulsos que destacan por encima de los demás (acento), y de las diferentes combinaciones y agrupaciones de pulsos (compás).

Porque sin ellos la música sería un simple «bum, bum, bum…», y no tendría ningún tipo de emoción.

Pues venga, comencemos a estudiar todos los elementos que intervienen en la estructura del Ritmo musical:

El pulso
del ritmo musical

Ahora que ya hemos entrado en materia «rítmica», profundicemos más en cada uno de los elementos del Ritmo. Y vamos a empezar, cómo no, por el Pulso musical.

Así que, ¿qué es el pulso musical exactamente?

El Pulso es la unidad básica con la que medimos el tiempo, y lo entendemos como la sucesión de “pulsaciones” que se repiten de forma constante y, generalmente, regular.

Es decir, es una constante de pulsaciones invariable que se repite infinitamente en el tiempo.

Si lo prefieres, puedes entenderlo como el propio latido del corazón. Porque como te decía en la introducción, el pulso es a la música lo que un latido a la vida.

Cómo se expresa el pulso

Como acabamos de ver, al igual que la unidad mínima con la que medimos la distancia entre una nota y otra es el semitono, el Pulso es la unidad mínima del ritmo musical donde encajan las notas (o silencios).

Y tenemos varias formas de expresarlo:

  • Pulsaciones, pulsos o latidos (beats)

Pero bueno, sea como sea, todos sabemos en mayor o menor medida lo que es una pulsación. Así que venga, pasemos al tempo.

El Ritmo musical: Pulso musical

El tempo
del ritmo musical

Como acabamos de ver, el pulso es una repetición de latidos que se suceden a una determinada frecuencia o velocidad. Y, ¿cómo llamamos a la velocidad del pulso?

Exacto, tempo musical. Un concepto que habrás escuchado en infinidad de ocasiones, pero que si te pregunto qué es exactamernte, ¿sabrías dar una definición?

Bueno, si alguien me preguntara qué es el tempo musical para mí, le diría algo como lo siguiente:

El tempo es la frecuencia cardíaca de la música, la velocidad a la que se repiten las distintas pulsaciones del ritmo.

Claro, entonces es posible que te surja la siguiente pregunta: ¿cómo se mide y expresa el tempo o frecuencia cardíaca musical?

Pues podemos expresar el tempo de 2 formas distintas:

(En realidad no sé si esas 2 palabras hacen justicia a lo que quiero decir, pero ahora me vas a entender bien)

Indicación metronómica del tempo

Ya que tempo es un término que hace referencia a repeticiones por minuto, la medición de su velocidad se puede expresar a través de:

  • Pulsos por minuto (beats per minute)

También es posible que lo veas expresado en términos de pulsaciones por minuto (ppm). Pero lo más común, lo que encontrarás siempre en infinidad de partituras y/o tablaturas para Bajo, es bpm (beats per minute).

¿Dónde? al principio, encima de cualquier pentagrama, encontrarás la Figura musical de una Negra, seguido del valor del tempo en bpm.

  • ♩ = 60 bpm

Es decir, lo más habitual es expresar el tiempo de un modo metronómico en en términos numéricos, pudiendo ir acompañado, o no, de esas siglas “bpm”.

Pero espera un momento, ¿por qué utilizamos la figura de una Negra? de hecho, ¿qué es una negra?

Una negra (♩ ) es una de las figuras musicales que se utilizan para escribir las notas y expresar su duración. Y, esta figura en concreto, siempre tiene el valor de 1 pulso.

Por eso, estas figuras también reciben el nombre de figuras rítmicas.

Pero el caso es que, si en una partitura ves «60 bpm» sin la figura, da igual. Eso quiere decir que el tempo son 60 pulsos por minuto, o lo que es lo mismo, que en un minuto puedes tocar 60 negras.

¿Confuso? en cierto modo no me extraña. Pero no corramos, que ya llegaremos a las figuras musicales y lo entenderás mejor.

Indicación expresiva del tempo

Ahora bien, el tempo no solo se expresa con números en términos de bpm.

De forma histórica también se puede indicar mediante ciertas expresiones que dan una orientación general sobre la velocidad de una obra.

¿Qué expresiones? expresiones o palabras italianas que seguramente ya reconozcas.

Cómo, ¿que no prestaste atención a la música en la escuela? no me extraña… quizá si en vez de una flauta nos dejaran un tocar el Bajo…

Bueno, a ver que me despisto. El caso es que seguro que al menos te suena una de las siguientes expresiones.

  • Lento (40-60 bpm)
  • Adagio (66-76 bpm)
  • Andante (76-108 bpm)
  • Allegro (110-168 bpm)

Pero estas son son algunas de las más conocidas. Si quieres ver la lista completa, puedes consultarla haciendo clic aquí.

Y, ¿ya está, con esto se ya podemos dar ritmo a la música? bueno… en términos minimalistas, sí.

Pero claro, la magia musical está en jugar con los pulsos, su velocidad e intensidad, para crear patrones rítmicos. Algo que no sería posible sin el siguiente elemento del ritmo: el acento.

Pero antes de explicarlo, veamos un ejemplo gráfico de un tempo musical normal:

  • ♩ = 100 bpm (Andante)
El Ritmo musical: el tempo

El acento
del ritmo musical

Bajista, hemos llegado al momento clave del pulso musical. Ese en el que nos liberamos, y soltamos todo el estrés que nos provoca estudiar teoría musical.

Ese momento en el que damos un golpe en la mesa como diciendo «¡Basta ya, queremos tocar!». Es decir, ese instante en el que una sucesión fría, constante y monótona de latidos, se convierte de repente un ritmo sustancial y reconocible.

Y todo ello gracias a una cosa: por el acento (si ya lo decía el comercial de la cerveza con la simulación de Lola Flores…).

Pero vamos a definirlo mejor, ¿qué es el acento musical?

El acento es un pulso al que se le da un mayor énfasis o fuerza, y que nos ayuda a esclarecer la agrupación de un determinado número de pulsos, distinguiendo los débiles de los fuertes (acentos).

Es, por tanto, un elemento imprescindible para construir frases en música, y dar relieve y profundidad a la expresión musical.

Cómo se expresa el acento

El acento puede reflejarse en una nota, en un golpe, un silencio, o un acorde.

Pero, se exprese como se exprese, es un pulso sobre el que se aplica cierta energía para poder estructurar el ritmo de una composición.

Por eso, al acento también lo solemos llamar Pulso acentuado.

Dónde se coloca el pulso acentuado

Por lo general, de una forma natural y casi instintiva, el pulso acentuado se coloca el primero de un grupo o secuencia de pulsos.

De este modo, este primer pulso fuerte, en combinación de los pulsos débiles que le siguen antes de llegar al siguiente pulso acentuado, crea la estructura rítmica que llamamos un Compás.

Aunque como breve apunte antes de estudiar el compás, cabe resaltar que también hay casos en los que el acento no coloca sobre el primer pulso.

Es decir, hay caso en los que el inicio de un compás no es con un tiempo fuerte, sino uno débil. Y cuando esto sucede, decimos que es una Anacrusa, y que el Ritmo es asincopado.

Pero vaya, aún no hemos practicado el ritmo con el Bajo, como para entrar en este tipo de cuestiones avanzadas.

Así que, veamos un ejemplo gráfico de pulsos con acento, antes de pasar al último elemento de la estructura del ritmo musical (el Compás):

  • ♩ = 100 bpm (Andante)
  • Acento: el 1º cada 4 pulsos

(cuando veas la animación, cuenta el pulso acentuado de color rojo con el número 1, y el resto que le siguen como 2, 3 y 4. Y vuelve a empezar: 1, 2, 3 y 4; 1, 2, 3 y 4; etc.).

El Ritmo musical: Acento o pulso acentuado

El compás
del ritmo musical

Pulso, latidos, tempo, acentos… ¿y todo esto para qué?.

Pues todos estos conceptos para llegar al Compás, el resultado final de jugar con la frecuencia cardíaca de la música, y componente final de toda estructura rítmica.

Y, ¿qué es el compás musical?

El compás es una estructura métrica dividida en grupos de pulsos iguales (compases), y compuesta por diferentes unidades de tiempo (figuras o silencios musicales), en los cuáles los que siempre existe la contraposición de partes acentuadas (pulsos fuertes) y átonas (pulsos débiles).

Pero, ¿para qué sirve?

Los compases nos ayudan a dividir y ordenar la música a partir de agrupaciones de unidades de tiempo entre las que encontramos partes acentuadas y átonas.

Por lo que aquí ya deberíamos empezar a hablar de la duración de los sonidos, y su representación a través de las figuras musicales. Que, de forma resumida, son las siguientes:

Figura rítmicaDuración del sonido
Redonda1
Blanca1/2
Negra1/4
Corchea1/8
Semicorchea1/16
Fusa1/32
Semifusa1/64

Como ves, la figura de más valor temporal es la redonda. Pero déjame que esto te lo explique en la guía de notación musical aprender a leer Bajo eléctrico que te dejaré al final de esta lección.

Por ahora quédate con las fracciones de las figuras (su valor rítmico), porque de momento es más importante centrarnos en aprender cómo se representa el compás, qué información exacta nos da, y qué tipos de compases existen.

Cómo se escribe el compás

El compás se escribe con 2 números en forma de fracción numérica con un numerador y un denominador (x/x), que se coloca al principio del pentagrama.

Aunque lo curioso es que no se lee como una división del tipo «numerador entre denominador», sino como una multiplicación (numerador por denominador) que es lo que es.

¿Te surge la duda de por qué? la respuesta la encontramos en el significado de los números.

Qué indican los números del compás

  • El número inferior (denominador) representa la fracción de tiempo de la figura musical de referencia (ver tabla más arriba).
  • El número superior (numerador) indica el número de dichas figuras que entran por compás.

De este modo, si vemos un compás con la fracción 3/4 sabemos que en realidad es un 3×1/4, donde:

  • Denominador (1/4): indica que la figura de referencia es la negra.
  • Numerador (3): indica que en cada compás entran 3 negras por compás (o el equivalente a su valor rítmico).

Aunque esto es solo un ejemplo para entender el compás.

Porque los compases se pueden clasificar en función de distintos criterios respecto a lo que acabamos de ver, por lo que es muy necesario ver los distintos tipos de compases antes de pasar a la lectura rítmica del Bajo.

Tipos de compases musicales

Para explicar los distintos tipos compases necesitamos hacer una doble clasificación en función de dos criterios básicos:

  • El número de pulsos por compás.
  • El tipo de subdivisión de cada pulso.

Sí, ya sé que el primer criterio está claro, pero que eso de subdivisión del pulso aún no lo hemos visto.

No te preocupes, ya mismo te lo explico. Aunque para que te hagas una idea rápida, aquí tienes la tabla con la clasificación de los distintos compases:

Nº pulsosSubdivisión
BinarioSimple
TernarioCompuesto
Cuaternario
Irregular
Doble clasificación de los compases musicales

Tipos de compases según el Nº de pulsos/compás

En función del número de pulsos que entran en un compás (información que como ya hemos visto, nos proporciona el numerador), podemos identificar hasta 4 tipos de compases:

  • Binario: se acentúa el primer pulso de cada dos, formando grupos de 2 pulsos por compás
  • Ternario: se acentúa el primer pulso de cada tres, formando grupos de 3 pulsos por compás
  • Cuaternario: se acentúa el primer pulso de cada cuatro, formando grupos de 4 pulsos por compás
  • Irregular: se acentúa el primer pulso de diferentes grupos a los anteriores, y que no vamos a revisar por ahora.

Fíjate en el siguiente gráfico animado para comprender bien cada tipo de compás.

Tipos de compases número de pulos

Tipos de compases según la subdivisión de pulsos

Independientemente del número de pulsos, los pulsos también se pueden subdividir en partes iguales.

¿Cuántas? esta subdivisión puede ser en 2 o 3 partes. Por eso, en función de este criterio, podemos encontrar hasta 2 tipos de compases:

  • Simple (compás de subdivisión binaria): cada pulso se puede subdividir mitades.
  • Compuesto (compás de subdivisión ternaria): cada pulso se puede subdividir en tercios.

Ahora bien, ¿cómo se indica esto? a través del denominador. Mira la siguiente imagen y te explico.

Tipos de compases subdivisión de pulos

Como ves en el gráfico, un compás simple siempre tiene denominador 4, un compás compuesto siempre tiene denominador 8, lo cual implica que la figura de referencia para el numerador será:

  • 1/4 = Negra (♩)
  • 1/8 = Corchea (♪)

Pero aquí hay una aclaración mucho más importante si recuerdas que el pulso lo medíamos en negras (por ejemplo: ♩=80bpm):

  • En un compás simple el pulso se puede dividir en pares, 2 corcheas. Por lo que la unidad del pulso siempre será 1 negra (♪+♪=♩).
  • En un compás compuesto el pulso se puede dividir en tercios, 3 corcheas. Por lo que la unidad del pulso siempre será 1 negra con puntillo (♪+♪+♪=♩.), que es un signo de prolongación que añade a una figura la mitad exacta de su duración. En este caso, esa corchea a mayores.

Por lo que debemos hacer una distinción clave:

  • El denominador de un compás simple indica la figura que llena 1 pulso (♩).
  • El denominador de un compás compuesto indica la figura que llena 1 tercio de pulso (♪).

Lo sé, puede resultar lioso. Créeme, explicarlo lo es aún más.

Pero si te ha quedado alguna duda creo que terminarás de entenderlo con los ejemplos de los siguientes compases más utilizados.

Compases
musicales más utilizados

Conforme a la clasificación de compases musicales que acabamos de ver, y en función de las diferentes combinaciones de Nº de pulsos y Subdivisiones, podemos obtener diferentes compases.

Por ejemplo, algunas de las agrupaciones rítmicas más empleadas en música moderna se corresponde con uno de los siguientes 6 compases:

PulsosSubdivisiónCompás
Binario (2)Simple (1/4)2/4
Binario (2)Compuesto (1/8)6/8
Ternario (3)Simple (1/4)3/4
Ternario (3)Compuesto (1/8)9/8
Cuaternario (4)Simple (1/4)4/4
Cuaternario (4)Compuesto (1/8)12/8
Tipos de compases más utilizados

Ahora bien, aunque en la tabla está bastante bien explicada la estructura de cada compás, seguramente no sea suficiente para comprender .

Por eso, a continuación tienes un ejemplo gráfico y animado de cada uno de estos tipos de compases, junto con su explicación.

Compás de 2/4

Al compás binario de subdivisión binaria (simple) lo llamamos compás de dos cuartos, o compás de dos por cuatro: 2/4.

  • Denominador (1/4): negra.
  • Numerador (2): 2 negras.

Es decir, el numerador (2) indica que cada compás se divide en 2 tiempos iguales. Y el denominador (4) que en cada uno de esos tiempos hay una negra.

Por lo que un Compás 2/4 tiene una duración de 2 negras.

Compás binario de subdivisión binaria 2/4

Compás de 6/8

Al compás binario de subdivisión ternaria (compuesto) lo llamamos compás de seis octavos, o compás de seis por ocho: 6/8.

  • Denominador (1/8): corchea.
  • Numerador (6): 6 corcheas.

Es decir, el numerador (6) indica que cada compás se divide en 6 tiempos, y el denominador (8) que en cada uno de esos tiempos es 1 corchea.

Por lo que un Compás 6/8 tiene una duración de 6 corcheas (dos negras con puntillo).

Compás binario de subdivisión ternaria 6/8

Compás de 3/4

Al compás de ternario de subdivisión binaria (simple) lo llamamos compás de tres cuartos, o compás de tres por cuatro: 3/4.

  • Denominador (1/4): negra.
  • Numerador (3): 3 negras.

Es decir, el numerador (3) indica que cada compás se divide en 3 tiempos iguales, y el denominador (4) que en cada uno de esos tiempos hay una Negra.

Por lo que un Compás 3/4 tiene una duración de 3 Negras.

Compás ternario de subdivisión binaria 3/4

Compás de 9/8

Al compás ternario de subdivisión ternaria (compuesto) lo llamamos compás de nueve octavos, o compás de nueve por ocho: 9/8.

  • Denominador (1/8): corchea.
  • Numerador (9): 9 corcheas.

Es decir, el numerador (9) indica que cada compás se divide en 9 tiempos iguales, y el denominador (8) que en cada uno de esos tiempos hay una Corchea.

Por lo que un Compás 9/8 tiene una duración de 9 corcheas (tres negras con puntillo).

Compás ternario de subdivisión ternaria 9/8

Compás de 4/4

Al famoso compás cuaternario de subdivisión binaria (simple) lo llamamos compás de cuatro cuartos, o compás de cuatro por cuatro: 4/4.

  • Denominador (1/4): negra.
  • Numerador (4): 4 negras.

Es decir, el numerador (4) indica que cada compás se divide en 4 tiempos iguales, y el denominador (4) que en cada uno de esos tiempos hay una Negra.

Por lo que un Compás de 4/4 tiene una duración de 4 negras.

Compás cuaternario de subdivisión binaria 4/4

Compás de 12/8

Al compás cuaternario de subdivisión ternaria (compuesto) lo llamamos compás de doce octavos, o compás de doce por ocho: 12/8.

  • Denominador (1/8): corchea.
  • Numerador (12): 12 corcheas.

Es decir, el numerador (12) indica que cada compás se divide en 12 tiempos iguales, y el denominador (8) que en cada uno de esos tiempos hay una corchea.

Por lo que un Compás 12/8 tiene una duración de 12 corcheas (cuatro negras con puntillo).

Compás cuaternario de subdivisión ternaria 12/8

Anexos
y ejercicios

Bajista, esta es la Lección principal de la Unidad 5 para aprender a tocar el bajo eléctrico.
A continuación tienes los anexos disponibles antes de pasar a la Unidad 6.

Notación musical para Bajo

Antes de adentrarnos en la lectura rítmica del Bajo eléctrico, te invito a estudiar los signos musicales rítmicos que nos quedan por ver, como las figuras y sus silencios, y a repasar todo lo que hemos aprendido sobre notación musical hasta el momento a través de esta guía completa de Notación musical.

6 comentarios en «Ritmo musical para principiantes»

    • Hola Jaime, muchas gracias por comentar y apoyar así a este proyecto.
      Me alegra de corazón que la comprensión del ritmo musical, así como de las figuras y los silencios, sean un poco más claras gracias a esta lección.
      Un fuerte saludo, bajista!

      Responder

Deja un comentario