Historia del Bajo eléctrico

En esta página queremos enseñarte todos los detalles de la Historia de bajo eléctrico, y con ella damos inicio a la Lección 1 de nuestro Curso de Bajo online.

Aquí encontrarás documentado con imágenes y vídeos el origen del bajo, sus protagonistas, y los acontecimientos que lo han convertido en uno de los instrumentos más influyentes de la música contemporánea.

Historia del Bajo eléctrico

🎸 Historia del Bajo eléctrico

Para hablar del comienzo de la historia del bajo nos tenemos que remontar a la década de 1930. Periodo en el que apareció el primer bajo eléctrico como solución a los problemas de peso, volumen y comodidad de su predecesor: el Contrabajo.

Pero antes de continuar con la curiosa historia del bajo, nos vemos obligados a hacer un inciso para despistados: ¿qué es el Bajo eléctrico?

El bajo eléctrico, Bajo o Bass guitar, es un instrumento rítmico y melódico que pertenece a la familia de los instrumentos musicales de cuerda pulsada.

Por lo general tiene 4 cuerdas, y pese a ser muy parecido a la guitarra, es bastante más largo y pesado. Pero lo que realmente hay que destacar de él, es que está compuesto de uno o más Transductores electromagnéticos llamados Pastillas (Pickups).

Dicho esto, ya podemos adentrarnos en los orígenes del Bajo eléctrico, y su rápida e increíble evolución hasta nuestros días.

Porque, además de que tiene cuatro cuerdas y un sonido muy grave: ¿qué se sabe realmente sobre este instrumento?, ¿cuándo apareció el primero?, ¿quién inventó el Bajo eléctrico?, ¿cuál ha sido su evolución?.

Precedentes del Bajo eléctrico

Como ya te hemos adelantado, el origen del Bajo lo encontramos en el Contrabajo (double bass). Un instrumento orquestal acústico de grandes dimensiones, que se toca generalmente de pie, y se ejecuta con un arco o con los dedos.

Aunque, más que su origen, lo correcto es decir que el Bajo desciende del contrabajo. Porque su nacimiento se debe a la necesidad de incluir sonidos graves y rítmicos en la música moderna, a través de un instrumento más compacto, económico y fácil de interpretar.

Pero, claro, ni fue sencillo inventarlo, ni mucho menos hacerlo popular entre los músicos y contrabajistas de la época.

📖 Etapas y protagonistas en la historia del Bajo

Para hablar de la historia del bajo, y de cualquier otro instrumento amplificado, deberíamos remontarnos a la invención de la electricidad.

Del mismo modo, tendríamos que hablar del origen de los instrumentos, la importancia de los luthiers, e incluso de los materiales utilizados para hacer cuerdas.

Podríamos pasar horas documentando la historia de cualquier instrumento. Por eso, vamos a resumir la historia del bajo a través de las etapas y protagonistas más importantes de las cuatro cuerdas:

Acontecimientos en la historia del Bajo

Como acabamos de ver, la historia del bajo comienza a forjarse a partir de 1920, aunque no es hasta los años 50 que empieza a utilizarse.

Por eso lo podemos considerar (relativamente) como un instrumento nuevo. Es más, como el instrumento contemporáneo de mayor alcance en todo el siglo XX.

Y es que, es verdad que la guitarra eléctrica es capaz de igualar el éxito del bajo. Pero ésta no cambia demasiado con respecto a su predecesora la guitarra acústica/española, y el bajo, como tal, no existía antes.

Así que, a continuación repasaremos los acontecimientos más importantes en la historia del bajo eléctrico, desde su rechazo inicial, hasta su asentamiento como instrumento imprescindible.

Acontecimientos que, como vas a ver, hacen que la historia del bajo sea digna de mención en cualquier escuela musical

Acontecimientos más destacados en la historia del bajo

  • Aparecen las carencias del Contrabajo
  • Nace el primer contrabajo eléctrico
  • Se inventa el primer bajo eléctrico de cuerpo sólido
  • Primer bajo producido en serie: Precision Bass
  • Leo Fender posiciona el bajo en la escena musical
  • Aumentan las prestaciones del bajo: Jazz bass
  • El bajo eléctrico empieza a hacerse popular con la Motown
  • Aparece James Jamerson, el Padre del Bajo eléctrico
  • El tirón mediático de Paul McCartney y la influencia del Rock
  • La bofetada a la técnica clásica
  • Aparece Jaco Pastorius, el Rey del Bajo eléctrico
  • Nuevos estilos culminan el posicionamiento del bajo en la música

🕐 Principios del siglo XX: el auge del Contrabajo

Pese a contar con más de 500 años de historia, el Contrabajo empezó a destacar en los primeros años del siglo XX en Estados Unidos gracias a la evolución de la música moderna, y su enorme difusión popular.

Debido a su gran aportación musical, poco a poco se empezó a cruzar las fronteras de las orquestas, para convertirse en un instrumento esencial en nuevos estilos musicales como el jazz, el rock’n’Roll o el rockabilly.

Sin embargo, conforme ganaba protagonismo, también mostraba ciertas carencias e inconvenientes (especialmente en relación a la comodidad y el volumen).

Por lo que, del mismo modo que sucedió con las guitarras acústicas, la escasa sonoridad del contrabajo con respecto a otros instrumentos, limitaba sus funciones a poco más que el acompañamiento.

Serge Koussevitzky precursor del contrabajo instrumento solista

Serge Koussevitzky

Como Director de orquesta y contrabajista, fue uno de los primeros precursores del Contrabajo en la musica moderna, a través de obras escritas para Contrabajo como instrumento solista.

🕑 Los años 20: Lloyd Loar y el Contrabajo eléctrico

A principios de los años 20 ya existían diversos Luthiers que estudiaban cómo aumentar la sonoridad de la guitarra, sin necesidad de ampliar las dimensiones del instrumento.

Y aquí es donde entra en escena el primer protagonista en la historia del bajo: Lloyd Loar (ingeniero y lutier de Gibson), quien a principios de los años veinte empezó a pensar como resolver el problema de la potencia de sonido.

Aprovechando las ventajas de la electricidad, y tras varios experimentos con imanes, en 1924 diseño las primeras pastillas que podían acoplarse al cuerpo de una guitarra convencional.

De este modo, consiguió convertir las vibraciones que se generaban en el cuerpo del instrumento, en señales eléctricas que se podían amplificar por un altavoz.

Primer Contrabajo eléctrico de la historia

En ese mismo año, Lloyd Loar pensó como aprovechar esto mismo en el contrabajo. Y de este modo presentó un prototipo de Contrabajo eléctrico para poder ser amplificado.

Un instrumento de ejecución vertical y cuerpo semisólido algo más pequeño, que montaba unas pastillas electroestáticas.

Pero a Gibson no le interesó la idea a nivel comercial, y se quedo en una idea o prototipo (seguramente, debido a su sonido sucio ya que no existía una tecnología capaz de amplificar correctamente las frecuencias bajas).

No obstante, hoy se conoce como el primer contrabajo eléctrico de la historia. Además de ser el punto de partida para que diversas marcas apostaran por experimentar con sus propios modelos en los siguientes años.

De hecho, entre ellas estaba la propia Gibson. Aunque, quizá, la propuesta más notoria fue la de Rickenbacker con sus modelos del “Electro Bass Viol”. Una especie de contrabajo con un cuerpo reducido que incluía unas pastillas, y utilizaba de soporte su propio amplificador.

Primer contrabajo eléctrico de Rickenbacker

Electro Bass-Viol

Contrabajo eléctrico de la prestigiosa marca Rickenbacker presentado en 1936

🕒 Los años 30: Paul Tutmarc y el primer Bajo eléctrico de la historia

Pese a todos los avances y experimentos que se hicieron a partir del Contrabajo de Lloyd, ninguna marca consiguió asentar este instrumento en la escena musical.

De echo, todos los modelos seguían siendo diseñados para ser ejecutados en horizontal.

Pero esto cambió en los años 30, cuando Paul Tutmarc (guitarrista estadounidense) aprovechó todas estas ideas para desarrollar lo que hoy se conoce como el primer Bajo eléctrico de la historia: El Audiovox Model 736 Bass Fiddle.

Este instrumento contaba con un mástil de escala corta (30,5”), 16 trastes, 4 cuerdas, 1 pastilla magnética y, por fín, estaba pensado para ser sostenido y ejecutado de forma horizontal.

Sin duda, un diseño inspirado en las ventajas de las guitarras eléctricas, que solucionaba los problemas de espacio, trasporte y comodidad, además de poder se amplificado.

Incluso, al incluir trastes, permitía encontrar mejor las notas y ejecutarlo de forma precisa y afinada.

Un éxito, ¿verdad?. Pues, lamentablemente, su idea de una “guitarra baja” apenas tuvo aceptación entre los contrabajistas de la época, y supuso todo un fracaso a nivel comercial.

Primer bajo eléctrico de la historia

Audiovox Model 736 Bass Fiddle

Imagen del primer bajo eléctrico de la historia, desarrollado por el guitarrista Paul Tutmarc.

🕔 Los años 50: Leo Fender y el Bajo eléctrico actual

¿Calidad?, ¿diseño poco atractivo?, ¿poca influencia comercial?, ¿falta de promoción comercial?.

Fuera como fuese, si alguien se ha llevado el reconocimiento a nivel mundial (en cierta parte merecido) por crear el primer gran bajo eléctrico de la historia, ese es Leo Fender.

Y lo es gracias al famoso «Fender Precision Bass«. Un instrumento presentado en 1951, que estuvo inspirado claramente en la reciente guitarra eléctrica (también de Fender) Telecaster de 1950.

Por cierto, que se le puso el nombre de Precision ya que, gracias a los trastes que incluía en el mástil, el bajista podía ejecutar las notas con mucha mayor precisión que en el contrabajo (algo que no inventó Fender, recuerda que Paul Tutmarc ya puso trastes en su modelo).

En esta etapa destacamos los siguientes acontecimientos:

  • Presentación del Fender Precisión Bass
  • El movimiento comercial de Leo
  • La influencia del Rock&Roll
  • El éxito del Precison Bass
Primer bajo eléctrico importante de la historia

Fender Precison Bass 1951

Este no fue el primer bajo eléctrico, pero si el primero en utilizarse y fabricarse en serie.

La presentación del Fender Precision bass de 1951

El Precision Bass contaba con un cuerpo sólido y plano de madera de fresno, y se ejecutaba de forma horizontal.

Lo curioso es que, para el diseño del cuerpo, se incluyeron por primera vez los dos cuernos (double cutaway) que aún se conservan hoy en día en infinidad de modelos. La explicación es que facilitaban el balance del instrumento debido a su peso y tamaño.

Además, incluía una pastilla simple (Single Coil), dos controles (volumen/tono), una pieza para apoyar la mano y facilitar la pulsación con el pulgar, y placas de metal sobre la pastilla (que servía para protegerla) y el puente (cuya función era apagar el sonido de las cuerdas, y obtener un tono más fiel al contrabajo).

En cuanto al mango, y a diferencia de Paul Tutmarc, Leo diseñó un mástil de escala larga (34″) con 20 trastes, que permitía no solo obtener sonidos más graves, sino también llegar a mayores registros.

Pero, claro, Fender no se quedó solo en el instrumento. Sino que también desarrolló una pieza clave en el éxito del bajo eléctrico: un amplificador capaz de reproducir frecuencias graves con mayor claridad, y que llamó Fender Bassman.

Ahora sí, todo un éxito, ¿verdad? Pues tampoco.

Amplificador Fender Bassman

Fender Bassman

Amplificador optimizado para las frecuencias graves, presentado junto al Precision Bass.

El éxito comercial de Leo Fender

Al igual que el primer bajo de Tutmarc, el bajo de Leo también era considerado como algo demasiado transgresor. Los guitarristas lo veían una guitarra rara, y los contrabajistas lo consideraban un instrumento pequeño, insustancial y extraño.

Lo cierto, es que uno de los mayores reconocimientos que se puede hacer a Leo Fender es su labor promocional del Bajo. Pues, aun no siendo acogido en su lanzamiento, se movió insistentemente para presentar las ventajas de su nuevo instrumento.

Leo escuchó los problemas de los músicos, y comenzó a asistir a los locales de conciertos para enseñar las ventajas de su Bajo eléctrico: La solución perfecta para cubrir las frecuencias graves sin necesidad del pesado y apagado contrabajo.

Además, dado el alto número de guitarristas, cada vez tenían más competencia y el bajo se presentaba como una alternativa para formar parte de un grupo.

La oportunidad de oro la encontró cuando le presento su Precision Bass a Lionel Hampton (músico, cantante y director de orquesta de Jazz), y el bajista de la banda, Roy Johnson, lo probó.

Desde ese momento Hampton, con Monk Montgomery como bajista (guitarrista que reemplazó a Roy), comenzó a dar sus conciertos con Bajo eléctrico en lugar de Contrabajo. Y, aunque​ Montgomery no era un gran bajista, se convirtió en el primer gran precursor del bajo eléctrico de Fender.

Monk Montgomery es el primer bajista eléctrico de la historia del bajo

Monk Montgomery

Considerado el primer bajista de la historia tocando con la orquesta de Lionel Hampton.

La alianza perfecta: Precision y Rock&Roll

El movimiento de incluir un Bajo en una banda de Jazz creó tanta expectación que, aun estando a la sombra del contrabajo, este instrumento al fin se hizo hueco en la escena musical del momento.

Hasta que llegó el Rock&Roll. Ese nuevo estilo que comenzaba a revelarse con sonidos potentes y rebeldes.

Un estilo que no se conformaba con los patrones musicales de la época, y al que por supuesto se le quedaban cortas las prestaciones del contrabajo.

¿Y quién fue su gran aliado en los graves? por supuesto, el volumen, la precisión y la versatilidad de sonido del Fender Precision Bass.

El éxito del Bajo eléctrico de Leo Fender

Gracias a la primera aceptación que tuvo el bajo de Leo, Jerry Lee Lewis (considerado uno de los pianistas y cantantes más influyentes del Rock) fue uno de los primeros en sumarlo a su elenco de instrumentos.

Incluso el bajista de Elvis Presley, Bill Black, comenzó a usar el Precision Bass no solo en los directos, sino también en las grabaciones de estudio.

Bill Black bajista de Elvis presley

Bill Black en Concierto

En la imagen vemos al mismísimo Elvis Presley en concierto, con Bill Black al… ¡Bajo eléctrico! un precioso Precision Bass del 51.

Y esto no fue cualquier cosa. Porque tal fue el éxito de Elvis a nivel mundial que, en un segundo plano, el Bajo eléctrico tuvo la promoción perfecta para convertirse en una tendencia instrumental.

De este modo, y como no podía ser de otro modo, estilos musicales como el Blues no tardaron en incorporar el Bajo de Fender a sus proyectos musicales.

Además, la tendencia del volumen elevado propulsada por el Rock, también empezó a hacerse popular. Por lo que, la música amplificada empezó a ser un estándar mundial.

Una nueva moda a la que solo el Bajo eléctrico era capaz de seguir el paso, dejando cada vez más atrás al contrabajo.

🕕 Los años 60: el Fender Jazz Bass y el Padre del Bajo

El éxito que estaba cosechando el bajo eléctrico no paso inadvertido por la competencia, y hasta finales de los años 50 aparecieron diversas marcas que también se lanzaron a por este nicho de mercado. Como por ejemplo las marcas de bajos Rickenbacker y Höfner.

Aunque fue a principios de los 60 (coincidiendo con el auge del rock) cuando se amplió el número de empresas que fabricaban bajos eléctricos en serie.

Pero para entonces, Leo Fender ya había planeado y articulado su siguiente movimiento clave en la historia del Bajo: el Fender Jazz Bass.

El Jazz Bass, presentado en 1960, tomó como referencia para su nombre a su hermana la guitarra Jazz Master, y se creó como un modelo Premium del Precision Bass.

Este instrumento tenía un mástil más estrecho para ganar agilidad y velocidad en la ejecución; dos pastillas simples (una para graves cerca del mástil, y otra para agudos cerca del puente); un cuerpo asimétrico; y por último 4 controles (aunque esto fue solo en el primer modelo. Después se dejaron 3 controles: uno por cada pastilla, y uno que controlaba el tono general).

Sin duda, este bajo fue un guiño a guitarristas y contrabajistas de Jazz, que buscaban más prestaciones en el bajo eléctrico. Y es que el J-bass ofrecía un control exahustivo del instrumento, ofreciendo una gran versatilidad a la hora de configurar su sonido.

Pero no queremos extendernos en las características de los primeros bajos de Fender. Porque para eso escribimos este artículo en el que te contamos todos los detalles y diferencias entre Precisión y Jazz bass.

Simplemente queremos resaltar que, tal fue el éxito que alcanzaron ambos bajos de Fender, que incluso han marcado las bases de diseño y construcción de cientos de modelos de bajos, convirtiéndose en un estándar de fabricación para los fabricantes.

Pero claro, la etapa de los años 60 no solo estuvo marcada por el Fender Jazz Bass:

  • El «Sonido Motown»
  • El bajista James Jamerson
  • La influencia de Paul McCartney
  • El golpe final del Rock
Primer anuncio de un Fender Jazz Bass en 1960

Fender Jazz Bass 1960

El segundo bajo eléctrico de Fender que ofrecía una versatilidad y control de sonido única. Un gran atractivo para guitarristas y músicos de Jazz.

El papel del Bajo eléctrico en la Motown

A finales de los años cincuenta (en 1959) se fundó la Motown Records, una discográfica especializada en la música popular Afroamericana.

Durante toda la década de los años 60 cosechó tanto éxito, que incluso consiguieron diferenciarse a través de su propio sonido: el sonido «Motown Sound«.

Claro, que si tuviéramos que destacar uno de los grandes protagonistas de ese «Sonido Motown«, sería sin ninguna duda el Bajo eléctrico.

Y es que, con la aparición del nuevo Jazz Bass, fueron muchos los músicos de estudio de la Motown los que empezaron a experimentar con las posibilidades que ofrecía el bajo.

Músicos que, pese a no ser bajistas, pronto se especializaron en este instrumento (como por ejemplo Carol Kaye), y crearon un estilo de líneas de bajo tan significativo que se posicionaron como referente musical de la época.

Pero esto no sucedió porque sí. Todo tiene un origen, y en el caso de influyentes líneas de bajo del Sonido Motown tiene nombre propio: James Jamerson.

Por cierto, que el hecho de que los primeros en tocar el bajo fueran muchos guitarristas, hizo que estos hicieran uso de la púa, y no solo de los dedos como predijo Leo (recuerda que su primer bajo tenía una pieza para apoyar la mano y tocar con el pulgar).

Carol Kaye una de las primera bajistas en la historia del bajo

Carol Kaye

En la imagen aparece Karol Kaye tocando un Precision Bass con púa, quién pese a ser guitarrista finalmente escogió el bajo como instrumento principal. Así que, señoras, señores, aquí la primera mujer bajista en la historia del «patrialbajo»

El padre del Bajo eléctrico: James Jamerson

James Jamerson es considerado como el padre del Bajo eléctrico. Un Contrabajista con un talento extraordinario, que a principios de los 60 cambió el contrabajo por un Fender Precision Bass (que tocaba solo con un dedo).

James Jamerson padre del bajo eléctrico

James Jamerson

Tocaba solo con su dedo índice, nunca cambiaba sus cuerdas a menos que se rompieran, y cuando desafinaba recurrían a otro músico (a veces su propio hijo).

Este excelente músico destacó por ser el bajista de la (anónima) banda de estudio «The Funk Brothers«, la cuál trabajó con la Motown desde su nacimiento, y es en gran parte la responsable de su sonido característico.

De hecho, esta formación ha sido responsable de tantos «números uno», que ni artistas del calibre de  The Beatles, The Rolling Stones o Elvis Presley, son capaces de superarla juntos.

Por eso, James Jamerson (siendo el músico más destacado de esta agrupación) es el encargado de las líneas de bajo de numerosos éxitos musicales como:

  • My Girl (The Temptations)
  • Ain’t No Mountain High Enough (Marvin Gaye)
  • I Was Made To Love Her (Stevie Wonder)

Gracias a éstas, y otras muchas líneas, por primera vez en la historia el bajo eléctrico sonaba por sí mismo. Por primera vez tenía un protagonismo indiscutible.

Tanto que incluso otro gran genio, Paul McCartney, lo tomó de referencia sin conocer tan siquiera de la existencia de Jamerson. Que, ¿por qué?:

Como dato curioso, no busques el nombre de James Jamerson en los créditos de las grabaciones, pues la Motown no los incluía por ninguna parte (al menos hasta principios de los años 70).

El bajo se hace popular con Paul McCartney

Si la labor comercial de Leo en la década de los años 50, o la influencia musical de artistas como Elvis Presley, consiguieron que el bajo eléctrico fuera reconocido entre los músicos, la revolución musical de The Beatles, y el extraordinario trabajo de Paul McCartney, lo posicionaron en los oídos de todo el mundo.

Paul McCartney con su bajo höfner en 1965

Paul McCartney

Cuando el Bajo eléctrico ya se había hecho un hueco entre los músico, llegó el éxito internacional de The Beatles, y con él la presentación pública del bajo en manos del gran McCartney.

El éxito mediático de la banda hizo tan popular el bajo eléctrico fuera del mundo profesional, que hizo que cada vez más personas quisieran tocarlo.

Y es que, gracias a la influencia de Jamerson, McCartney comenzó a experimentar con el bajo eléctrico a mediados de los sesenta, dando como resultado líneas melódicas y creativas que por fin sacaron a este instrumento de un segundo plano.

Por cierto, como habrás visto en la imagen el bajo no es un Fender. Paul McCartney fue el primer bajista famoso que no aparecía con uno colgado al hombro. ¿Sonido?, ¿marca personal?, ¿estrategia de marketing?

El Rock asienta la importancia del bajo

Gracias a todos estos acontecimientos, a finales de los sesenta el bajo eléctrico ya era un instrumento totalmente integrado en las formaciones musicales.

Lo que coincidió con el auge del Rock, la psicodelía, y la tendencia a subir el volumen y experimentar con diferentes sonidos.

Por eso, es a partir de este momento que empiezan a aparecer nuevos bajistas de renombre como John Entwistle (The Who), nuevos accesorios como las primeras cuerdas de entorchado redondo (hasta entonces eran Flatwound), y nuevos bajos con una electrónica más compleja que no eran fabricados en serie.

Claro, que no solo los bajos y los bajistas evolucionaban. Los conciertos empezaban a ser espectáculos multitudinarios, la música subía más el volumen, y las necesidades de amplificación cada vez requerían más potencia y calidad.

Amplificador mítico de la marca Ampeg para bajo

Super Vacuum Tube 1969

Este fue el modelo de amplificador para bajo de Ampeg con más éxito del momento. El Ampeg SVT es considerado como un icono del rock, y aún es utilizado hoy en día. Un ampli de 300 Vatios, a válvulas y con una pantalla de 8 conos de 10 pulgadas. Casi nada.

De este modo, Fender empezaba a forjar su leyenda entre otras muchas marcas que le comían terreno, y ya se estaban haciendo un hueco en el mercado.

Y, ¿sabías que dicen que John Entwistle es el protagonista del primer solo de bajo en la historia del rock? (no el primer solo de bajo con distorsión en la historia del bajo…).

Eso sí, olvídate de verlo en ningún vídeo. Los productores de la época parece que no estaban muy actualizados, y a penas concedían segundos al bajista en las grabaciones.

🕖 Los años 70: el asentamiento del Bajo eléctrico

Leo Fender vendió su compañía a mediados de los años 60, pero no dejó su labor profesional ahí.

Ante la innovación de otras marcas en las prestaciones electrónicas del bajo, en 1971 fundó Musitek, compañía que 3 años más tarde pasaría a llamarse Music Man.

Bajo esta nueva marca en 1976 se presento un nuevo bajo eléctrico de enorme éxito: el Stingray. Un bajo con electrónica activa fabricado en serie (más barato), que permitía obtener un mayor volumen, y una mayor versatilidad a la hora de ecualizar su sonido.

Pero, en esta ocasión, el verdadero protagonista de esta etapa no fue Leo, sino que destacamos tres acontecimientos clave en la etapa de los años 70:

  • La revolución de la técnica de dedos
  • La irrupción de Jaco Pastorius
  • Nuevos estilos y territorios del bajo
Histórico bajo eléctrico Stingray de Music man

Stingray bass 1976

Bajo eléctrico muy ligado al Funk, cuyo éxito se debe, en parte, a la influencia de bajistas como Louis Johnson (que veremos a continuación) o Flea (Red Hot Chilli Peppers).

Graham, Johnson, Clarke y el Slap

El bajo comenzó ejecutándose (esporádicamente) con el pulgar. Después los guitarristas introdujeron la pua y, a la par, los contrabajistas continuaron con la técnica de dedos índice y medio.

Pero de la mano del magnífico bajista Larry Graham, apareció la técnica que el denominó “thumping and plucking”.

Una técnica que sustituía la rítmica de la batería, mediante el golpeo de las cuerdas con el pulgar (thumping), y el pellizco de las agudas con el dedo índice (plucking).

El resultado era un sonido muy rítmico, que marcó las bases del funk, y que muy pronto desarrollaría Louis Johnson hasta dar origen al famoso Slap.

Sin embargo, fue Stanley Clarke quien adoptaría la evolución de esta técnica, y el encargado de hacerla muy popular en 1974.

Por primera vez el bajista ya no solo era un protagonista, sino el líder indiscutible de la banda.

Bajista icono del funk y slap

Louis Johnson

Excelente bajista que ayudó al desarrollo y difusión de la técnica del Slap, y a emponderar la figura del bajista en la historia de la música.

Jaco Pastorius se convierte en Leyenda

Sin la pretensión de querer acallar el mérito de fabricantes, luthiers y bajistas que revolucionaron el concepto del bajo, a mediados de los 70 hubo un acontecimiento de mayor alcance: Jaco Pastorius.

Pastorius no destacó por el slap, sino que fue un bajista de Jazz que es considerado como el mayor influyente y revolucionario del Bajo eléctrico de toda la historia.

El mejor bajista de la historia del bajo

Jaco Pastorius

Tan poderosa es la influencia de este bajista, que incluso hoy en día es un «influencer» del bajo sin trastes (fretless), y de los bajos con efecto desgastado y sin golpeador. Todo un icono del mundo de las 4 cuerdas.

Pese a que comenzó como batería, un lesión le obligó a cambiar de instrumento, eligiendo el bajo eléctrico. Y pronto sentiría una fuerte atracción por el Jazz.

La etapa dorada de Jaco se considera entre 1975 y 1981. Años en los que tuvo la oportunidad de tocar con grandes músicos, y sacar a la luz su primer disco como solista Jaco Pastorios (1976).

Derrumbó todos los límites del bajo; elevó la creatividad de las líneas de bajo a otro nivel; llevó los acordes a las cuatro cuerdas; desarrolló nuevas técnicas expresivas como los armónicos (naturales y artificiales); ejecutó solos de gran complejidad técnica; etc.

Es decir, creó un estilo propio a través de una técnica impecable, virtuosa y creativa, que no tenía límites ni comparativa.

Creó una base inolvidable en la historia del bajo que, aún hoy en día, sigue siendo considerada como el mayor referente para cualquier bajista. Sin importar su estilo o género musical. Él es el rey.

El Disco, el Reggae y las nuevas técnicas

Hasta los años setenta (incluídos), el bajo eléctrico no había hecho más que popularizarse de la mano de estilos clásicos como el jazz, el funk o el soul, y otros más transgresores como el Rock.

Pero fue a finales de esta década, en la que se asentaron nuevos estilos como la música Disco, el Ska, el Rocksteady o el Reggae.

Estilos en los que el Bajo eléctrico se configuraba como un protagonista principal, siendo el esqueleto rítmico y melódico de sus composiciones.

De este modo, se empezaron a explorar nuevos patrones y líneas, con los que ya, sí que sí, se demostró la importancia y cualidades del Bajo eléctrico en la música.

Por supuesto, en la música disco a través de lineas de bajo rápidas, rítmicas y llamativas, que hacía brillar los minutos en las discotecas para deja muy «buenos momentos».

Mientras que en el Reggae se empleaban patrones profundos, simples y potentes, que configuraban la melodía principal de la canción. Lineas de bajo destinadas a transmitir la «positiva vibración» de las frecuencias bajas.

Por eso consideramos finales de los 70, comienzos de los 80, la etapa de consolidación del Bajo eléctrico, a partir de la cuál se considera como un instrumento versátil e imprescindible (especialmente en los directos).

Digamos que, en 1979, finalizó un proceso de construcción e irrupción del bajo, y comenzó el futuro de las 4 cuerdas sobre una base sólida y fuerte.

🕙 Finales del siglo XX: pequeños grandes cambios hacia el virtuosismo

Con el Bajo eléctrico presente en todos los estilos musicales (clásicos y contemporáneos), la década de los ochenta la conocemos por ser los años más prolíficos en cuanto a la aparición de bajistas reconocidos.

Hasta entonces no había habido un precedente similar. Daba igual el género musical, bajistas de todos los estilos comenzaban a explorar el instrumento, convirtiéndose en el relevo de sus referentes.

El bajo era un instrumento tan popular, y estaba tan en boca de todos, que esto originó que empezaran a aparecer nombres como:

  • Marcus Miller
  • John Patitucci
  • Steve Harris
  • Billy Sheehan
  • Sting
  • Flea

Estos bajistas partieron de una base de conocimiento muy desarrollada en torno al bajo. Y como parecía estar todo inventado, se empezó a hacer hincapié en la velocidad, y las técnicas como el Tapping, y las florituras exageradas.

También se abandonó la idea de que el bajo típico era el de 4 cuerdas, y empezó a hacerse más popular la imagen de bajistas con bajos de 5 y 6 cuerdas (especialmente en el Jazz, aunque pronto el Metal empezaría a incorporarlo para llegar a tonalidades más graves).

A partir de ellos, en la década de los noventa siguieron apareciendo más bajistas de renombre, y precursores del instrumento, como por ejemplo Michael Manring o Victor Wooten.

Y así es como, sin muchos más cambios en la historia del bajo, llegamos hasta nuestros días.

Flea de Red Hot Chilli Peppers

Michael Peter Balzary «Flea»

Uno de los bajistas más influyentes a nivel mundial desde los años 80.

📆 Historia del bajo eléctrico en la actualidad

Como nos ha demostrado la historia del bajo, la evolución de este instrumento hasta la actualidad ha sido muy enérgica y fructífera.

Se observa perfectamente como nace de una necesidad, como poco a poco se hace popular, y como con todo un mundo de posibilidades por explorar, se innova tanto en la producción como en la ejecución.

De hecho, no es hasta finales de los 90, y comienzo del siglo XXI, que observan un parón generalizado en el paradigma de las 4 cuerdas.

Algo completamente normal, pues entre los años 70 y los años 90 encontramos el periodo de «virtuosismo«, en el que nada era suficiente. Lo que dio lugar a bajistas con técnicas muy complejas, de ejecución muy rápida, y recursos que pretendían dejar atónitos a todo el mundo.

Pero ahora nos encontramos en una etapa de relajación.

Una etapa en la que se observa una tendencia de mirar más hacia el pasado que hacia el futuro. De abandonar el virtuosismo frenético, para valorar más lo que nosotros llamamos el minimalismo inteligente.

No en el sentido de ser más simples e insustanciales, sino en el sentido de dar mayor valor a la esencia funcional del bajo.

Aunque, claro, por contra está el auge del Slap, y el sentido percutivo de este instrumento. Lo que nos hace reflexionar sobre esta técnica.

Parece que si hoy no tocas slap, no eres un buen bajista. Y, oye, tampoco es eso, ¿no crees?

🌟 Importancia del bajo en la historia musical

Estamos tan acostumbrados a escuchar el sonido del bajo eléctrico en grabaciones y directos, que a veces se nos olvida que la historia de la música contemporánea va ligada a la historia del Bajo.

Si ha seguido de principio a fin los contenidos de esta página dedicada a la historia del bajo, te habrás dado cuenta de que no importa el estilo.

No somos capaces de concebir la historia musical moderna sin este instrumento de tan corta edad. De hecho, mientras que sí hay grupos sin guitarra eléctrica, la figura del bajista está presente en la práctica mayoría de grupos.

Su increíble evolución en apenas 70 años de historia, deja claro que este instrumento de 4 cuerdas aún tiene mucho que decir. Y por eso no es de extrañar que hoy en día el bajo eléctrico sea un instrumento tan popular y extendido.

Y es que, gracias a su sonido grave, su función rítmica, y su innegable importancia melódica, hace que sea una opción muy atractiva para muchos músicos (y un imprescindible en cualquier género musical contemporáneo).

Eso sí, para cerrar esta primera lección de nuestro curso de bajo, es necesario que conozcas bien las partes de un bajo, así como los distintos tipos de bajos que hay hoy en día.

2 comentarios en «Historia del Bajo eléctrico»

Deja un comentario

Suscríbete a la web con más Groove de Internet

    suscripción paraBajoelectrico.com