Historia de los Efectos para bajo eléctrico

Comparte este artículo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp

Preciada/o amante del Groove, que los efectos son más que conocidos en el mundo de la guitarra es algo obvio. Pero los efectos para bajo han entrado en escena con fuerza, y están aquí para reivindicar su papel en el rey de los graves.

Y es que, entre los instrumentos de cuerdas, parece que la historia ha reservado la modificación del tono y el sonido como algo exclusivo de la guitarra eléctrica.

Pero, gracias a la popularidad que ha ganado el bajo durante las últimas décadas, y obviamente a la mano de excelentes bajistas, los efectos se han convertido en un fiel compañero tonal para los músicos de las 4, 5 y 6 cuerdas.

Historia de los efectos para bajo eléctrico
Historia de los efectos para bajo

Historia de los efectos

Cada día se cuentan a cientos las personas que se introducen en el mundo de la guitarra eléctrica más que en el bajo.

Y es posible que la mayor baza de la guitarra sea que tiene más protagonismo y mola mucho más.

Atraídos por sus ídolos y virtuosos guitarristas, como Jimmy Hendrix, BB King, Angus Young, o Eddie Van Halen entre otros muchos… ¿sería la guitarra tan atractiva y llamativa sin sus distorsiones y efectos espaciales?

Piénsalo, cuando le hablas a alguien sobre una guitarra eléctrica, qué crees que se le viene a la cabeza primero: un sonido limpio, o uno distorsionado

Pero bien, sin entrar en debates, sea como sea, creemos que es más importante prestar atención a: ¿qué son los efectos? y ¿cuál es su origen?

Qué son los efectos

Antes de empezar a hablar sobre los efectos, el papel que juegan en el bajo eléctrico, y cómo nacieron, sería interesante saber que son exactamente. Pues bien:

Los efectos de sonido no son más que alteraciones del tono, frecuencias y propiedades de una fuente de sonido, que, ya sean producidos de forma digital, analógica o acústica, alteran y modifican su señal natural.

Así de «simple».

Pedales analógicos y digitales para bajo electrico

El origen de los efectos de sonido

Numerosas fuentes coinciden de forma unánime:

Como casi todos los inventos, la mayoría de los efectos que hoy conocemos nacieron de una serie de acontecimientos fortuitos. Es decir, aparentemente no había intención alguna de crearlos.

Y, como no podía ser de otra forma, su origen se encuentra estrictamente relacionado con los estudios de grabación.

No obstante, sí está documentado que a partir de los años ’50 (década que conoció el nacimiento del Bajo eléctrico) se comenzó a trabajar de forma consciente en el desarrollo de efectos de sonido.

Pero habría que retroceder una década, años ’40, donde el concepto «Manipulación de la señal» empezó a cobrar importancia. Y es que, los primeros amplificadores tenían un sistema electrónico algo «débil» y de «baja fidelidad» de amplificación. Lo que generaba con frecuencia la saturación de la señal.

Esta saturación se producía al superar el el umbral de volumen que su circuito se podía permitir, y daba como resultado una distorsión del sonido.

Obviamente, esto que hoy en día llamamos Overdrive, era considerado por los ingenieros de sonido como un error. Curioso, ¿no?

Del error casual al efecto intencionado

Pese a que en los estudios se evitaba la saturación de la señal, y se corregía a toda costa, ya en los años ’50 había músicos y productores dispuestos a improvisar y experimentar con estas «anomalías del sonido».

Y lo hacían de todas las maneras posibles: desde la modificación de espacios para generar efectos, o la colocación de micrófonos en sitios estratégicos, hasta la alteración de los conos de los amplificadores y la manipulación de las cintas de grabación.

Por ejemplo, se suele citar al emblemático Les Paul como uno de los primeros en explorar los efectos de sonido, a través del primer Magnetófono de bobina abierta, el famoso modelo 200 de Ampex.

Quién además de trabajar en la creacción de guitarras, y considerarse uno de los padres de la grabación multipista, manipulaba las cintas creando efectos futuristas y espaciales (el Eco y el Flanging).

El primer solo de Bajo con distorsión

Pese a la osadía de Les Paul y otros productores y músicos que se adentraban en los inicios de los efectos, los bajistas parecían quedarse un poco a la sombra.

Como si de un niño tímido y bueno se tratara, el bajo se quedaba en quieto en su lugar, y continuaba con la tradición del sonido limpio.

Pero, tal y como se cita en The Stompbox (Art Thompson), esta dinámica cambió de la mano del bajista de estudio Grady Martin.

A él se le encargó interpretar el solo de bajo para la canción Don’t worry de Marty Robbins (1961).

En la sesión de grabación, una válvula de un canal de la mesa de mezclas falló, causando un sonido claramente distorsionado.

Y… por primera vez en una grabación, los ingenieros de sonido decidieron no arreglar ese «problema», y continuar con el tono de bajo distorsionado.

Esto pasaría la historia del bajo eléctrico como como el primer solo de bajo con distorsión. Y, aunque no es tan conocido como el de la canción My Generation de The Who, no debería perderte esta joya de tema, ni el excelente solo de bajo (minuto 1:25 aprox.).

Fuente del vídeo: Youtube. Mike Horn

Los primeros pedales de efectos (Stompboxes)

Durante los años ’50 los efectos y, especialmente la saturación de la señal, se popularizó tanto, que los fabricantes de amplificadores comenzaron a incluir este efecto en sus amplificadores de válvulas.

Es verdad que junto con ellos coexistían las primeras unidades de efectos independientes, pero eran aparatos costosos y poco prácticos. Por lo que no tuvieron mucho impacto entre los músicos.

No obstante, ya había algo que iba a revolucionar el mundo de los efectos: el transistor electrónico. Que permitió crear amplificadores más pequeños y reemplazar a las míticas válvulas.

Y, cómo no, esto se aplico a los efectos, naciendo el primer pedal compacto con éxito (de distorsión): el Maestro FZ-1 Fuzz-Tone de la marca Gibson (1962).

Porque si no lo habíamos dicho, el efecto Fuzz era la sensación de la época. Y este pedal se popularizó especialmente gracias a los Rolling Stone o The Beatles.

«¿Has escuchado «Think For Yourself» de The Beatles? Sí, sí, ¡efectivamente!: Paul McCartney, en su nuevo Rickenbacker 4001, utiliza por primera un Fuzz en el Bajo eléctrico«

Fuente del vídeo: Youtube. The Beatles

Pero claro, la historia no se quedaba solo en el efecto Fuzz, y es que el Overdrive también era un efecto muy recurrente. Como es obvio, entre las bandas de Rock&Roll.

De este modo, podemos considerar los años ’60 como la década en la que se consolidaron los pedales de saturación, en formato para pulsar con el pie.

A partir de aquí ya aparecieron pedales de efectos como el Wah-Wah (1967), y otros algo más contemporáneos como el Flanger, el Chorus o el Shifter.

Claro, que pese a que, gracias a Paul McCartney todo el mundo sabía que existía algo llamado Bajo eléctrico, el uso de efectos en este instrumento seguía sin ser algo destacable.

Utilizar efectos bajo eléctrico si o no

Efectos para bajo VS sonido limpio

Cuando un bajista prepara su equipo, lo más común suele ser preocuparse por comprar un buen sistema de amplificación para su bajo.

Interesados siempre en no ser tapados por las guitarras, la búsqueda de un buen amplificador, cabezal, combo, altavoces, etc. suele ser lo que más quebraderos de cabeza genera.

Esto es algo de lo más normal, y es que, además de la indudable importancia de amplificarse correctamente, históricamente la mayoría de los bajistas consideran que su función principal es ser la base rítmica y melódica del resto de instrumentos.

Porque, ¿qué mejor que un grave limpio? ¿qué mejor que un sonido clásico?

Pues sí, todo esto es verdad. Un bajo que suena a bajo es francamente delicioso para los oídos.

Pero, porque siempre hay que poner un pero: ¿siempre debe ser así?

Es decir, ¿no será que estamos cayendo en el conformismo y la costumbre? ¿que «lo original» nos está frenando como músicos? ¿que un bajo con una variación tonal no es capaz de crear una base igual de válida que uno limpio?

En nuestra humilde opinión, y siempre desde el respeto:

«Creer que tocar el bajo sin efectos es lo «real» y «original», es como intentar defender, por esa regla de tres, que todos los bajistas deberíamos regresar al contrabajo, y escuchar música en una gramola».

Efectos como fuente de innovación para bajistas

Fuente del vídeo: Youtube. Royal Blood

Afortunadamente, ya hay una gran mayoría de bajistas que no quieren limitar su sonido, y están dispuestos a experimentar con los diferente tipos de efectos.

Y quizá, los bajistas más puristas y conservadores intenten argumentar que el bajo es un soporte armónico que, cuanto más sutil sea su tono, siempre suena mejor. Pero nosotros nos preguntamos:

¿Un motorista es menos motorista sin una Harley-Davidson?, ¿un rockero es menos rockero sin melena o «chupa» de cuero?, ¿el Jazz es menos Jazz sin el sonido del contrabajo?, ¿un bajista es menos bajista por usar efectos?

Pues, pese a quien le pese, esto no es así.

Y no lo es por una simple cuestión de evolución, progreso, y la palabra que a nosotros más nos gusta utilizar: «verstilidad».

Por eso, hoy en día, los procesadores de efectos para bajo son tan populares, que incluso tenemos la suerte de contar con pedales y multiefectos específicos para las frecuencias del bajo.

Así que, amigo bajista, somos el alma de una canción, y por eso debemos sonar limpios, graves y profundos.

Pero tampoco está de más dejar a un lado la prudencia, la modestia y la timidez, y sacar a relucir toda nuestra creatividad al bajo modificando su señal. ¿No crees?

Y sino pregunta a los bajistas del funk que opinan del Auto Wah y de otros efectos más «espacales». Por ejemplo Bootsy Collins (Funkadelic).

Fuelte del vídeo: Youtube. MrCanalegal

Tipos de efectos para bajo

Ahora que ya hemos expresado nuestra postura acerca de si es mejor o peor utilizar efectos para bajo, veremos cuales son los tipos más comunes.

  • ¿Qué tipos? Los tipos de efectos, claro.
  • ¿Pero de bajo eléctrico? Sí, sí, claro. Y de guitarra, por supuesto.

Da igual el instrumento,

En este sentido, los efectos para bajo o de guitarra, o de sintetizador, o de trompeta… los agrupamos en distintas categorías según su origen electrónico.

De forma genérica se pueden clasificar en 2 categorías globales:

  • Efectos dinámicos: actúan sobre la amplitud de la señal, como los distorsionadores o compresores.
  • Efectos temporales: actúan sobre el tiempo, la fase y la frecuencia de la señal, como los moduladores, los repetidores y los filtros.

No obstante, el mundo de los efectos ha evolucionado tanto, que hoy en día se hace necesario ampliar esa categorización inicial, para detallar más la función de cada uno.

Por eso, a nuestro modo de ver, encontramos 5 categorías principales (dinámica, distorsión, modulación, repetición y filtro) y 1 categoría que a menudo llamamos Pitch-Shifting (pitch shifter, whammy, octavador, etc.).

Efectos dinámicos

Los efectos dinámicos son aquellos que actúan modificando la ganancia (volumen) para corregir y equilibrar la potencia de la señal.

  • Compresión
  • Supresión de ruido

Efectos de distorsión

Los efectos de distorión y/o saturación son aquellos que también actúan sobre la ganancia de la señal, ya que su origen se remonta a saturar la entrada de sonido, pero, a diferencia de la dinámica, modifican el rango de la señal original para saturarla.

  • Fuzz
  • Distorsión
  • Overdrive
  • Booster

Efectos de modulación

Los efectos de modulación actúan sobre la frecuencia y la amplitud para alterar el tiempo de la señal aplicando un retardo, y mezclar ambas señales (modificada y original).

  • Chorus
  • Phaser
  • Flanger
  • Trémolo
  • Rotación

Efectos de repetición

Los efectos de repetición también actúan sobre la frecuencia y la amplitud de la señal para repetirla paralelamente y llenar espacios entre notas generado un sonido más profundo.

  • Reverb
  • Delay

Efectos de filtro

Los efectos de filtro, al igual que la modulación y la repetición, alteran el tiempo de la señal actuando sobre la frecuencia y/o amplitud de la señal.

Pero, en este caso, modifican la gama de una frecuencia específica de la señal del bajo de forma brusca. Por lo lo que su funcionamiento es más fuerte creando un resultado «extremo».

  • Wah o Wah-Wah
  • Talk box

Otros efectos

En este grupo, como hemos mencionado anteriormente, podemos incluir los efectos de pitch shifting, también conocidos como armonizadores.

Estos efectos duplican la señal una o dos octavas por debajo de la nota pulsada, generando un efecto que duplica cada nota en una tonalidad diferente.

  • Pitch shifter
  • Whammy
  • Armonizador
  • Octavador
  • Vibrato

Efectos más utilizados para el bajo

Como ves, el tema de los efectos es realmente interesante, a la par que polémico en cuanto al bajo eléctrico respecta.

Pero como buenos bajistas, sabemos que eso de limitarnos a marcar la tónica de los acordes y solos de guitarra ya ha quedado atrás. Y ya no limitamos nuestro sonido a las posibilidades que nos ofrece el ampli.

Ahora bien, es posible que, tanto si te estás iniciando en el bajo eléctrico, como si quieres empezar a experimentar con los efectos, te surja la famosa pregunta: ¿cuáles son los efectos que más se utilizan en el bajo?.

Pese a que somos firmes defensores del uso de todo tipo de efectos en el bajo eléctrico, no te vamos a decir que todos los efectos se utilizan por igual. Porque no es así. Te estaríamos mintiendo, y haciendo un flaco favor al Groove.

También tenemos que poner los pies en la tierra (de vez en cuando), y ser conscientes de que las frecuencias bajas de nuestro instrumento no son precisamente optimas para aplicarles un cadena de efectos demasiado larga.

Nuestros efectos básicos

Por eso, creemos que:

«Los efectos más utilizados en el bajo son aquellos que ayudan a controlar la dinámica. Especialmente entre los bajistas que tocan con los dedos».

De hecho, si hacemos una encuesta entre todos los bajistas que utilizan efectos, seguro que la compresión no falla en ninguna pedalera.

Y es que, al tocar con los dedos, aumenta la probabilidad de interpretar notas con más fuerza que otras. Lo que genera picos que a menudo no son deseados. Gracias a la compresión puedes hacer que tu tono sea más equilibrado.

Pero que, a nuestro modo de ver, el compresor sea el más utilizado, no quiere decir que no haya otros efectos que también son frecuentes para el bajo. Como es el caso del efecto Overdrive y el Octavador.

Mientras que el efecto Overdrive es perfecto para dar fuerza al bajo, especialmente en géneros como el rock, el metal y el punk, el efecto Octavador no se queda atrás para crear un sonido más pesado, o incluso para darle un «rollito» muy especial a una linea de bajo en el Funk.

De este modo, por ejemplo, una cadena de efectos bastante frecuente entre los bajistas profesionales suele ser:

  • Compresor > EQ > Overdrive > Octavador.
Ahora bien, ¿quieres saber como puedes conseguir todos estos efectos y más? No te pierdas nuestra guía de pedales para bajo.

Conclusiones

Puede que nuestras selección de efectos más utilizados para bajo, y básicos para cualquier bajista que cuente con pedalera, se te queden cortos.

Porque si te mola el Funk es posible que te llame la atención experimentar con el Auto-wah. O si quieres hacer algo muy psicodélico te atraiga un Flanger o un Phaser.

Pero eso, a nuestro modo de ver, ya es algo muy personal.

Por eso te invitamos a dejar un comentario y aportar tu punto de vista sobre esto de los efectos para bajo. ¡Abramos un debate que enriquezca el buen Groove!

¿Te ha gustado este contenido?

Por favor, ayúdanos a difundirlo compartiéndolo en tus Redes Sociales favoritas. Solo tienes que hacer clic en uno de los siguientes botones. ¡Muchas gracias!

Comparte este artículo!
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Whatsapp
Whatsapp

Deja un comentario

Suscríbete a la web con más Groove de Internet

    suscripción paraBajoelectrico.com